CAMBIOS, CAMBIOS, CAMBIOS

La vida laboral moderna está marcada por el cambio constante y la adaptación. Ya sea para aprender nuevas metodologías, conocer nuevas herramientas, atender a un nuevo cliente o empezar un nuevo proyecto, y tenemos que estar familiarizados con las novedades en un aspecto u otro.

En muchos artículos podemos observar como se nos menciona que la idea del trabajo para toda la vida en la misma compañía, haciendo constantemente la misma tipología de tareas mientras vas ascendiendo, es algo muy difícil de encontrar en los CV actuales y además se añade que la normalidad es cambiar de responsabilidades, de departamento e incluso de empresa dentro de un rango de entre 2 y 5 años. Para ello se debe tener una buena capacidad de adaptación y facilidad para construir nuevas relaciones con compañeros y clientes. Se argumentan beneficios para empleado y empleador relacionados con esta renovación continua. Incluso existe un término para definir estos perfiles de personas que valoran las mejoras que el cambio conlleva (motivación, salario, aprendizaje, etc.) los denominados job hoppers. Se nos señala que aproximadamente el 90% de los trabajadores nacidos entre principios de los años 80 y finales de los 90 (los famosos millennials) entran dentro de este perfil, y muchas empresas los buscan debido a que pueden aportar nuevas ideas y experiencias.

En mi caso concreto, desde que estoy trabajando en SOGETI he cambiado en un par de ocasiones de departamento dentro del mismo cliente. Cada puesto ha implicado hacer una serie de tareas bastante dispares las unas de las otras, aunque con un nexo de unión en común como es el control y la estabilidad del firmware desarrollado por dicho cliente.

Todo lo argumentado anteriormente y mi propia experiencia, me llevan a destacar la importancia de hacer un adecuado traspaso de tareas a la hora de sustituir a alguien en un determinado puesto de trabajo o al incorporarse nuevos compañeros que necesitan aprender cómo funciona la empresa, el cliente y sus responsabilidades.

Aparte de gestionar los temas básicos de infraestructura como son mesa de trabajo, accesos y permisos, cuenta de correo o equipo informático, también se debe tener en cuenta la información a transmitir. Es importante que a un nuevo empleado se le proporcione una guía de bienvenida y orientación corporativa, la cual facilitará la transición y mejorará la adaptación a un nuevo entorno. Si además es un puesto de trabajo que requiere de ciertos conocimientos técnicos, se debería aportar la documentación específica actualizada del proyecto o del producto con el que se va a trabajar.

Otra parte importante es conocer a los nuevos compañeros y personas relevantes con las que se vaya a tratar regularmente. Con el paso de los días comenzaremos a recordar nombres y a conocer a cada uno sabiendo cómo nos pueden ayudar y en qué podemos ayudarlos, pero también es importante que desde un principio se facilite una guía de contactos y a poder ser un organigrama que facilite este aprendizaje.

También es necesario que se lleve a cabo una explicación lo más detallada posible de las tareas a desempeñar y se marquen las prioridades del proyecto entregándolas por escrito. Esto puede ayudar en gran medida a enfocar el aprendizaje a las partes más relevantes.

Para finalizar, durante el primer o primeros días el jefe de equipo o un compañero puede realizar un training de la nueva posición acompañando en sus primeros pasos al recién llegado. Esto se debería realizar utilizando un plan de training actualizado donde se detallen los pasos a seguir y los tiempos estimados. Esta parte es importante debido a que en un futuro puede que el nuevo empleado sea quien tenga que mantener esta documentación y la propia del proyecto para hacer él dicho training a otro compañero.

En resumen, existen diversas tareas a tener en cuenta cuando un trabajador ocupa una nueva posición en una empresa, ya sea por un cambio de rol o por una nueva contratación. Hay que realizar ciertas labores administrativas o tener en cuenta la infraestructura necesaria, pero una parte muy importante es informar y formar al nuevo trabajador. Algunos puntos a tener en cuenta comentados son:

  • Guía de bienvenida.
  • Documentación técnica de proyecto/producto.
  • Guía de contactos relevantes.
  • Definición de tareas a desempeñar y prioridades.
  • Aplicar un plan de un training los primeros días.

Estas son algunas consideraciones importantes, pero seguro que hay otras que también pueden ayudar a una rápida integración. Lo más importante es tener en mente que una buena formación agiliza y facilita el ramp-up de cualquier persona que comience un nuevo reto profesional.

Joan_Camprodon

Joan Camprodon

Digital Assurance & Testing en SOGETI

Autor: qanewsblog

Sogeti es una compañía tecnológica perteneciente al Grupo Capgemini y especialista en: Testing y Calidad de Software; Soluciones Microsoft y High Tech Consulting. En Sogeti entendemos la importancia de obtener el máximo valor empresarial de sus sistemas de IT, por ello somos líderes mundiales en Testing & QA. Somos creadores de las metodologías estándar del mercado: TMap® (Test Management Approach) y TPI® (Test Process Improvement). ¡Nuestro compromiso es el Testing!

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s